Skip to main content
Publicidad
DmC - La Caída de Vergil
publicidad

DmC: La Caída de Vergil, Impresiones

preview_game
| - Impresiones |

Capcom lanza esta semana el DLC "La Caída de Vergil", que narra los acontecimientos posteriores al final de DmC.

Atención: este texto contiene destripes sobre DmC que no son recomendables leer si alguien no ha terminado el juego original

DmC ha sido uno de los primeros grandes juegos de este 2013. Envuelto en una gran polémica por su radical cambio de look, la nueva aventura de Dante se ha confirmado como un hack and slash de primera línea. Accesible, versátil y muy divertido. Ninja Theory consiguió destaparse con un título de acción con muchas virtudes, entre las cuales había un ritmo constante y elevado y una buena mezcla de elementos: combates y plataformas. Esta semana llega el contenido descargable La Caída de Vergil, segundo DLC del título (Palacio sangriento es gratuito) que quiere profundizar algo más en la figura del hermano gemelo de Dante.

El protagonismo de Vergil va creciendo a medida que se desarrollan los acontecimientos de DmC. Dante apenas sabe quién es ese chico rubio que lo quiere en su organización. Después recuerda que es su hermano y luchan juntos. Todo lo que se desarrolla en el tramo final del juego, con una batalla durísima entre hermanos y la victoria final de Dante, nos deja unos momentos de confusión. Vergil es perdonado por su hermano y escapa renegando tanto de él como de Kat. La Caída de Vergil es un contenido descargable de 1’8 gigas que recoge ese final y explica el camino que realiza el hermano de Dante después de la batalla entre ambos. Empezaremos en una zona desconocida donde se nos dice –a través de una voz en off- que estamos muertos pero que podemos salir de allí.

Las cinemáticas son tipo cómic y sirven para explicarnos los porqués de nuestro camino. Además de presentarnos ciertos personajes importantes.
Las cinemáticas son tipo cómic y sirven para explicarnos los porqués de nuestro camino. Además de presentarnos ciertos personajes importantes.

Con esta premisa empezaremos a deambular medio heridos mientras hacemos caso a una especie de personaje fantasma que nos traerá de cabeza. Nuestro camino intentando sobrevivir está aliñado por la presencia de diversos personajes importantes, algunos reales y otras fruto de nuestra imaginación. La Caída de Vergil narra un tramo relevante a nivel argumental que servirá de conexión con las próximas entregas de DmC. Sobre todo por un final que tiene una escena que es de lo más elocuente. Una de las novedades de este DLC es que las cinemáticas no están hechas con el motor del juego, sino con una serie de secuencias tipo viñetas de cómic que no habíamos visto en el título original. La acción in situ se mezcla con este recurso.

Vergil es un personaje que se controla de manera moderadamente distinta a Dante. El sistema de juego, la base, es similar: con un botón disparamos no pistolas pero sí espadas voladoras, con otro damos espadazos con nuestra arma principal y con un tercero hacemos el launcher. Una de las novedades del personaje es el movimiento evasivo a toda velocidad que hace el hermano gemelo de Dante. Con los botones frontales podemos hacer un movimiento increíblemente rápido hacia un lado, hacia abajo o hacia arriba. Todo esto es muy útil para conseguir escapar de los golpes que nos vayan a dar los enemigos y poder movernos a toda velocidad por el escenario. A nivel de combate, el DLC  no es tan profundo como el título original. Nuestra arma se puede cambiar de manera angelical y demoníaca –según el gatillo que pulsemos- y estos estados ofrecen ataques similares a los de Dante: unos de mayor rango y velocidad y otros más específicos, lentos y poderosos. En todo caso, la lista de movimientos no es tan grande como podíamos esperar. Eso sí, a diferencia con Dante es que Vergil tiene una barra que iremos recargando para usar dos poderes: sacar unas espadas que nos protegen a nuestro alrededor o conseguir sacar un doble nuestro -como en la batalla final de DmC- y machacar a los enemigos con dos Vergil a la vez.

Estos portales nos sirven de vehículo para movernos a toda velocidad por cada parte de los escenarios.
Estos portales nos sirven de vehículo para movernos a toda velocidad por cada parte de los escenarios.

En total jugamos seis capítulos que se reparten en combates constantes con enemigos y diversas zonas de plataformas. Estas se desarrollan como en DmC, saltando de infraestructuras en infraestructuras cogiéndonos a anillos azules y estirando plataformas con los anillos rojos.  Como detalle novedoso, con nuestras espadas-proyectiles podemos generar algunas plataformas que están “semi invisibles”, ofreciendo un pequeño añadido jugable que tampoco tiene demasiada enjundia ni nos pondrá en aprietos. El principal problema se encuentra principalmente en los combates y las hordas de enemigas que se nos van apareciendo, que tienen más presencia por cantidad y acumulación que no por variedad y desafío.

Los niveles no son demasiado largos, pero cada vez que nos detenemos en una zona para acabar con oleadas de enemigos, éstas vienen en gran cantidad. Más de lo normal. Como si estuviéramos en un modo supervivencia, tendremos hasta tres y cuatro oleadas en un mismo espacio. Esto alarga el título aunque la fase en sí (en metros) no sea excesivamente larga. Y le hace perder encanto en cuánto a variedad de situaciones. Además, los enemigos que nos vamos encontrando son reconocibles para los usuarios que hayan disfrutado de DmC. Demonios normales, con escudos, con motosierra, las arpías, los pequeños bebés voladores, la bruja y su burbuja… y un par de novedades: los Traslúcidos, un enemigo volador que es bastante duro en el cuerpo a cuerpo y el carcelero, una especie de bestia de seis patas que hace daño solo con verlo. Los primeros aparecen constantemente, mientras que el carcelero solo nos lo encontraremos un par de veces a modo de sub jefe.

El sistema de combate es distinto al de Dante, y aunque es variado no llega a la profundidad del que vimos en el juego original.
El sistema de combate es distinto al de Dante, y aunque es variado no llega a la profundidad del que vimos en el juego original.

A nivel de extras, cada capítulo esconde una serie de almas perdidas, cruces y partes de cruces que podemos recopilar para completarlo al 100%, además de los mismos niveles de dificultad que tiene el título original. La Caída de Vergil es importante porque explica una parte relevante que seguramente servirá de nexo entre DmC y la secuela que Capcom y Ninja Theory tendrá en camino. En cuánto a contenido podemos decir que tiene una duración de algo más de dos horas (720 puntos o 9'90 euros de precio) disponible en las tres versiones (PC, Xbox 360, Playstation 3) que ofrece un sistema de combate distinto al de Dante –ambos se controlan distinto- pero ni los combates que realizamos, ni el tramo final ni el único jefe que hay a lo largo del DLC ofrecen algo realmente impactante comparado con la experiencia de DmC. Más Devil May Cry, pero ni mejor ni con un punto diferencial destacable. Sin contar con la controversia que supone ser un DLC que amplía el final del título original y que si no se compra, se pierde un desarrollo de Vergil como personaje que es importante para el futuro de la saga.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
--
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
Ninja Theory
Género: 
Acción
Lanzamiento: 
06/03/2013
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
PC PS3
+18Lenguaje soezMiedoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad