Skip to main content
Publicidad
Civilization: Beyond Earth
publicidad

Civilization: Beyond Earth

preview_game
- Impresiones |

Sid Meier's Civilization: Beyond Earth se encuentra en la recta final de su lanzamiento. Solamente un mes nos separa de la última entrega de este clásico de construcción y gestión de imperios, que ahora se aleja de nuestro planeta Tierra y sus civilizaciones para encontrar un futuro mejor... En un planeta muy, muy, lejano.

Aunque su versión final no llegará hasta los últimos días de octubre, en MeriStation hemos podido probar las últimas novedades del 4X de Firaxis Games. Civilization: Beyond Earth es un 'spin-off de la saga habitual -puesto que no continúa con la línea de desarrollo de su quinta entrega- aunque el parecido con ella es casi total. De hecho, el nuevo título comparte motor gráfico y muchas de las mecánicas que hemos podido disfrutar durante Civilization V. Sin embargo, nos esperan algunos cambios, y el primero de ellos es la ambientación: Decimos adiós al planeta Tierra y/o sus culturas habituales, para sumergirnos de lleno en una nueva aventura a varios años luz de distancia. Formaremos parte de una expedición destinada a hallar y colonizar un planeta inhóspito, lidiando tanto con las criaturas nativas como con el resto de colonizadores enviados por otras potencias.

Para comenzar la partida, se nos permite configurar distintos parámetros sobre nuestro equipo de expedición. A diferencia de Civilization V, Beyond Earth no ofrece demasiadas facciones predeterminadas, si no que se basa en 4 criterios para configurar nuestro bando: Mecenas, colonizadores, nave espacial y carga. El primer parámetro es la potencia que ha financiado nuestra exploración, a elegir entre un conjunto de naciones terrestres futuristas -casi todas basadas en superpotencias nacidas a raíz de la unión de varios países- como la Cooperativa Panasiática, Franco-Iberia, Polistralia, Protectorado Kavithano, Brasilia, Unión Africana, CRA o la Federación Eslava. Cada una proporciona diversos modificadores a recursos, construcción o combate, aunque no existen diferencias más allá de dichas bonificaciones.

Civilization: Beyond Earth (PC) Captura de pantalla

El tipo de colonizadores -científicos, refugiados, aristócratas, ingenieros o artistas- también ofrecerá nuevos modificadores y ventajas a nuestra facción. La nave espacial o, mejor dicho, su tecnología única, nos otorgará una ventaja al iniciar la partida: Desde comenzar con más energía, hasta conocer el perfil del planeta a colonizar, o las zonas habitadas por alienígenas. Lo mismo ocurre con la carga que transporte la nave, que nos proporcionará población adicional, tropas, trabajadores, tecnología o un edificio al empezar la partida. La configuración de estos parámetros iniciales, nos proporciona un variado elenco de posibilidades para comenzar nuestra misión, que podrá ser llevada a cabo en 3 tipos básicos de planetas. Proteanos (con una gran masa terrestre, al estilo Pangea) o bien Terranos (similares al nuestro) o Atlantes (predominantemente acuático) aunque existe la posibilidad de comenzar en configuraciones más complicadas y arriesgadas.

La mecánica del juego será extremadamente familiar para todos los que hayan pasado algún rato frente a Civilization V. El nuevo planeta estará plagado de criaturas autóctonas, que en primera instancia no tienen que ser necesariamente hostiles, pero que no tardarán en reaccionar a nuestra expansión. También hay elementos peligrosos, como los miasmas, que causarán daños a nuestra unidades si se colocan en un hexágono cubiertos de estas emanaciones, por otro lado inofensivas para los habitantes del planeta. Al igual que en la versión más tradicional del juego de Sid Meier, tendremos que ir expandiendo nuestras fronteras mientras nos enfrentamos con estos seres, y jugando a la diplomacia con el resto de facciones que han llegado aquí con nuestras mismas intenciones. Y eso significa, tener aliados y enemigos a partes iguales.

Civilization: Beyond Earth (PC) Captura de pantalla

Decimos con las mismas intenciones, pero no necesariamente con la misma filosofía. Civilization: Beyond Earth nos presenta 3 Afinidades, que iremos desarrollando según nuestras decisiones durante la partida. Armonía, para los que creen en la integración total con el planeta extraterrestre. Supremacía, para aquellos convencidos de que la única manera de salir victoriosos, es adaptando este entorno a nuestras necesidades. Y Pureza, para los que creen en la conservación de la humanidad y sus tradiciones. Conforme vayamos desarrollando estos tres caminos, iremos obteniendo beneficios con cada nivel de avance: Mejoras de combate, adquisición de recursos... incluso disminuir los efectos del miasma, hasta llegar a revertirlos. Las Afinidades se desarrollan según nuestras decisiones y las elecciones a la hora de investigar.

Porque la ciencia también sufre cambios en esta entrega, y es que pasamos de la Edad de Piedra a un futuro de ciencia-ficción. Pero más allá del nombre de las tecnologías, también cambia el funcionamiento de esta mecánica. Cada opción -que nos otorgará el acceso a nuevos edificios, ventajas, ...- contiene a su vez dos especializaciones adicionales. Podemos conformarnos con el estudio más general, y obtener así sus ventajas, o podemos seguir ahondando en dicha ciencia para desbloquear nuevas opciones. Por poner un ejemplo, la Genética se divide, posteriormente, en Formas de Vida Alienígenas y Cartografía Genética. Podemos estudiar únicamente la principal y, posteriormente y si lo deseamos, cualquiera de las otras dos ramas extra... Incluso las dos, si queremos. Eso sí, su coste suele ser mayor.

Civilization: Beyond Earth (PC) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
8,5
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
Firaxis Games
Género: 
Estrategia
Subgéneros: 
Basado en turnos
On-line: 
8 Jugadores
Lanzamiento: 
24/10/2014
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
OSX
+18Juego onlineViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad