Skip to main content
Publicidad
Bravely Default
publicidad

Bravely Default: Where the Fairy Flies

preview_game
| - Impresiones |

Espectacular, único e impresionante. Apenas dos semanas restan para que se produzca el lanzamiento de un JRPG que reúne los elementos característicos del género y los actualiza haciendo gala del poderío visual de 3DS sin perder de vista un profundo e interesante argumento. Profundizamos en la demostración que desde hace unos días Nintendo ofrece en su tienda digital. Así será Bravely Default: Where the Fairy Flies, firme candidato a JRPG del año.

No cuenta Bravely Default con un título llamativo o capaz por sí mismo de vender varios cientos de miles de copias a lo largo y ancho del globo. Tampoco recibe el apoyo publicitario que la mayoría de los productos manufacturados por Square Enix tienen el lujo de disfrutar antes, durante y después de su llegada al mercado. Su lanzamiento en tierras occidentales se ha hecho de rogar hasta el punto de contar hoy con una versión mejorada que en Japón aparecerá en pocos días a modo de edición ‘International’. Todavía a día de hoy Nintendo, distribuidor oficial del producto por estos lares, parece suspicaz con respecto al recibimiento popular de una aventura que ha recibido vítores y aplausos en Japón, país en el que se ha aupado esta producción al nivel de RPG de culto. Aunque ciertamente sus ventas no se pueden equiparar con las de un Dragon Quest o Final Fantasy de turno, Bravely Default puede presumir de algo que hacía tiempo que no veíamos en esta industria: la desaparecida autenticidad de la época dorada de Squaresoft.

Son estas palabras mayores, sin duda, escogidas con cautela después de disfrutar durante algunas horas con la demostración oficial que Nintendo ofrecía ante sorpresa de propios y extraños en su tienda digital. La sorpresa no ha sido tanto la aparición propiamente dicha de una demo como de su nivel de complejidad: en ella se descubren algunas pinceladas del argumento, el núcleo de la mecánica de juego y su gusto por la excelencia visual. Por primera vez podemos averiguar de primera mano y sin necesidad de intermediarios (la prensa especializada, como en este caso) qué ofrece un JRPG cuya duración oscila entre las 70 y las 100 horas, nada menos que dos semanas antes de que se produzca el esperado lanzamiento en el mercado europeo donde se prevé que vea la luz el próximo 6 de diciembre.

La sensación estereoscópica es de las mejores que se han visto en la consola. resulta un poco difícil acostumbrarse a ella, pero vale la pena.
La sensación estereoscópica es de las mejores que se han visto en la consola. resulta un poco difícil acostumbrarse a ella, pero vale la pena.

Bravely Default es el heredero espiritual de The 4 Warriors of Light, aquel Final Fantasy aparecido en la recta final de Nintendo DS que pasó por el mercado español sin pena ni gloria por no contar con una traducción al castellano y, entre otras cosas, por su notable gusto por el estilo de juego tradicional. Si aquella aventura se hacía eco del sistema de ‘jobs’ o trabajos que se popularizó en FFIII o FFV, esta se desmarca tratando de renovar algunos conceptos de sobra conocidos para los aficionados acérrimos sin que los menos experimentados se van obligados a pasar por una traumática experiencia de juego. Lo hace sin descuidar el aspecto visual que presenta, con cuidados entornos, ciudades y pueblos varios en los que la sensación estereoscópica se pone de manifiesto más por necesidad que por obligación. Los personajes que pululan por los escenarios han sido diseñados a mano, los enemigos cuidadosamente seleccionados para adaptarse a la biosfera de cada entorno y las escenas CGi milimétricamente situadas en momentos específicos del argumento para ofrecer al jugador la recompensa de ilustrar en tres dimensiones lo que a primera vista no es más que un píxel inerte y sin vida.

¿Qué diferencia a Bravely Default de otros JRPG recientes que han aparecido en 3DS o incluso en su antecesora? La obsesión por cuidar cada detalle, todos y cada uno de los aspectos de los que se compone su contenido. La demostración comienza in media res, con un grupo selecto de personajes que han sido elegidos para restaurar una ciudad que ha caído en desgracia. Sin más opción que la de aceptar la propuesta, el héroe y sus acompañantes se ponen manos a la obra para dirigirse hacia la urbe en cuestión, tarea para la cual han de familiarizarse con el desierto que les espera a las afueras. No es esta una historia que comience con tintes épicos, con la clásica llegada del mal al mundo del bien o con la aparición de un cristal todopoderoso que elige a un héroe de leyenda para salvar el mundo. Nada más lejos de la realidad, la tropa de cuatro personajes que conocemos a poco de comenzar a jugar se limita a salvar su propio pellejo, sin los problemas que afectan a los adolescentes modernos pero cuestionando en cierta medida el porqué de sus acciones.

Los combates siguen el estilo tradicional del género con especializaciones. Invocaciones, ataques límite y otros se darán cita.
Los combates siguen el estilo tradicional del género con especializaciones. Invocaciones, ataques límite y otros se darán cita.

La demostración deja entrever, al igual que sucedió en su momento con la edición japonesa, que la historia es diesel en tanto que se toma su tiempo para arrancar, arrastrando poco a poco al jugador hacia el trasfondo que mueve realmente a los protagonistas. En este caso apenas son cinco los minutos que transcurren entre la introducción y la primera toma de contacto con el héroe, que antes de darnos cuenta figura frente a una enorme puerta rodeada de lo que parece ser una gigantesca maquinaria. La ciudad que nos da la bienvenida es famosa por contar con un inmerso reloj central activado por la fuerza del viento, un prodigio de la tecnología que se presenta en todo su apogeo custodiado por tuberías y accesos de ventilación de todo tipo. Mientras recorremos el poblado la cámara se acerca y se aleja de la acción para mostrar las dimensiones de la ciudad, cuyo diseño mezcla el estilo medieval con cierta tendencia steampunk que en esta ocasión se aleja del oscurantismo para convertirse en una prueba de la capacidad arquitectónica de la que el ser humano hace gala en este mundo.

Lo realmente fascinante de la ciudad no es tanto su diseño o el estilo que presenta como el uso de la profundidad es las distintas perspectivas que ofrece. Atrás quedan los planos estáticos de otros JRPGs, los escenarios forzados o las incoherencias entre la urbe y el mundo en el que se sitúa. La sensación 3D es tal que cuesta más que nunca acostumbrarse a ella. A diferencia de lo que sucede en otras ocasiones aquí no es recomendable simplemente reducir la sensación estereoscópica, sino más bien todo lo contrario. El esfuerzo vale la pena ya que gracias a él se comprende mejor el trabajo visual que Square Enix ha realizado tanto con el diseño de los entornos como con la forma de presentarlos. Se diría que esta obra cuenta con un espíritu propio que no olvidamos fácilmente cuando apagamos la consola. Quizá también debido a que las primeras horas de juego resultan extrañas e incómodas, como suele suceder siempre que alguien cambia algo que ha permanecido inmutable durante mucho tiempo.

Cuatro héroes conforman el grueso de protagonistas. El argumento es uno de los ejes del título.
Cuatro héroes conforman el grueso de protagonistas. El argumento es uno de los ejes del título.

Tutoriales. Un nuevo mundo.

Varios tutoriales nos asaltan cuando comenzamos a jugar. Algunos se dedican a explicar el uso del menú principal, al que podemos acceder desde la pantalla táctil, mientras que otros se centran en describir a grandes rasgos las condiciones específicas de la demostración. Estamos ante un producto que recompensa al jugador tras terminar esta versión de prueba con objetos que se incorporan a la aventura final tan pronto comenzamos a jugar, o que transforma elementos de la mecánica para agilizar el proceso de aprendizaje. De todos, el que más llama la atención es el relacionado con las posibilidades que ofrece Bravely Default a nivel de conectividad entre jugadores, un aspecto que vale la pena destacar pese a que se profundizará en él en el correspondiente análisis. Desde la opción de construir una ciudad haciendo uso de nuestros amigos virtuales hasta la posibilidad de emplear en combate las habilidades que otros jugadores han obtenido (con el fin de facilitarnos la vida en los combates más exigentes), este JRPG parece instaurar las bases de la cooperación entre jugadores en el género del JRPG. Si hasta la fecha nos habíamos conformado con intercambio de datos o de información, de objetos incluso, Bravely Default lleva este concepto hacia nuevos niveles. Más allá de esto, es importante tener en cuenta que no es esencial hacer uso del ‘multijugador’ para terminar la aventura o incluso para poder desbloquear todo su contenido. Simplemente nos llevará más tiempo hacerlo en solitario.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
9,5
Regístrate o haz login para votar

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 39.95 € Comprar >
PAL/ES 36.99 € Comprar >
PAL/ES 39.99 € Comprar >
Desarrolla: 
Matrix Software
Género: 
Rol
Subgéneros: 
Basado en turnos
Lanzamiento: 
06/12/2013
Voces: 
Inglés, Japonés
Texto: 
Español
Plataforma: 
3DS
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad