Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Bad Piggies

Bad Piggies
Bad Piggies
review_game
| |
4247 visitas

Los fans de Rovio pueden estar tranquilos; ya está aquí el nuevo título de la compañía finlandesa, protagonizado esta vez por los antagonistas de Angry Birds, los malvados cerditos verdes. Basado en el motor de sus anteriores juegos, Bad Piggies para dispositivos iOS y Android nos propone crear nuestros propios artilugios para así recuperar los planos repartidos por los diferentes niveles en un rompecabezas basado en físicas de objetos muy adictivo, donde nuestro ingenio será necesario para superar todo tipo de obstáculos. Veamos en nuestro análisis si su propuesta consigue dar un soplo de aire fresco a tan exitosa saga.

El caso de Rovio es realmente particular; en apenas unos años ha pasado de ser un pequeño estudio finlandés con una delicada situación económica a ser uno de los desarrolladores más populares a nivel de títulos para smartphones y tabletas, haciendo llegar Angry Birds –su franquicia más famosa– a todo tipo de plataformas tradicionales, como PC, Mac, PlayStation 3, Xbox 360 o Nintendo 3DS. Cada nuevo movimiento de la compañía es seguido por millones de fans de todo el mundo, causando sensación con sus sencillos pero adictivos títulos, siempre presentados bajo un estilo entrañable. Bad Piggies para dispositivos iOS y Android es su última propuesta en juegos rompecabezas basados en físicas de objetos; tomando como punto de partida a Angry Birds, han otorgado todo el protagonismo a los malvados cerditos verdes, a los que deberemos ayudar a recuperar sus planos gracias a curiosos artilugios que nosotros mismos construiremos. Repasemos en nuestro análisis las claves de esta nueva aventura que tiene como objetivo aportar novedades a unas mecánicas, ciertamente, algo desgastadas.

¿Cerditos cabreados?
Bad Piggies toma como base el mundo creado para Angry Birds, con los cerditos como grandes protagonistas del juego; los pajaritos no hacen acto de presencia, así que podemos esperar novedades a nivel de concepto y mecánicas. Tanto es así que Bad Piggies poco o nada tiene que ver este con los anteriores Angry Birds, de los que toma el motor para trasladar las físicas de objetos a este nuevo rompecabezas. El juego se estructura de la misma manera, es decir, varios mundos –con muchos más por llegar en futuras actualizaciones– repletos de niveles y estrellas que conseguir. Al principio de cada fase se nos facilitará un conjunto de piezas –como cajas, ruedas, ventiladores, paraguas, globos, dinamita o motores, hasta un total de 33 diferentes– con las que podremos construir nuestro propio artilugio mediante unas casillas predefinidas.

Bad Piggies (IPH) Captura de pantalla
Al principio de cada nivel debemos construir nuestro propio artilugio para llegar a la meta; a medida que avancemos en la aventura tendremos más piezas con las que interactuar.

Gracias a dicho artefacto tendremos que llegar a la meta a través de las rutas más variopintas, que suelen contener todo tipo de obstáculos a superar, como abismos, rampas, rocas o loopings, entre muchos otros. Y no será tarea fácil, puesto que nuestro artilugio deberá soportar todo tipo de golpes y caídas sin desmontarse; y es que nuestro cerdito o grupo de cerditos viajarán sobre ellos, tratando de recuperar unos planos –con detalles sobre cómo robar más huevos– que han perdido a través de infinidad de niveles. La historia –tan cómica como inocente– sirve como excusa para meternos de lleno en una serie de desafíos realmente adictivos, donde nuestra creatividad e ingenio serán claves a la hora de salir airosos de todas las situaciones para hacernos con la mayor cantidad de estrellas.

Una vez tengamos listo nuestro vehículo podremos pulsar el botón “play” para ver si nuestro diseño resulta exitoso y hace llegar a los cerditos hasta la meta. Así, nuestras monturas se deslizarán por rampas gracias a las ruedas, se impulsarán mediante ventiladores o se sostendrán en el aire gracias a globos o propulsores. En ocasiones aparecerán iconos que podremos pulsar para que funcionen ciertos objetos o incluso hacer estallar cajas de TNT. Podríamos definir a Bad Piggies como una mezcla entre Angry Birds y Amazing Alex –el anterior título de Rovio–, donde la gravedad y la interacción de los objetos demuestran si nuestros diseños e ideas resultan exitosas o, por el contrario, fracasan estrepitosamente. Eso sí, Amazing Alex, por ejemplo, permitía una mayor libertad, ya que en Bad Piggies debemos ceñirnos a una cuadrícula definida, resultando mucho más sencillo y escueto.

Bad Piggies (IPH) Captura de pantalla
Los niveles presentarán todo tipo de obstáculos que deberemos superar gracias a un diseño acertado de nuestro estrambótico vehículo; la diversión y las carcajadas están aseguradas.

Ya en movimiento seremos meros espectadores de lo que ocurre en pantalla, con la posibilidad de participar mínimamente en momentos puntuales; la gravedad y la física de objetos harán el resto. Resulta divertido ver qué ocurre con nuestro estrafalario vehículo y si nuestro sufrido pasajero sale disparado tras un aparatoso choque. Bad Piggies es muy entretenido y pondrá a prueba nuestra creatividad; eso sí, en conjunto resulta predecible y más sencillo que otras propuestas similares, incluso dentro de la misma compañía, dejando poco espacio a la aleatoriedad más caótica. Veremos con futuros nuevos niveles si consigue sorprender con nuevas mecánicas más anárquicas.

Toneladas de diversión
Si nuestro cerdito llega a la meta ganaremos una estrella; para conseguir las otras dos, tendremos que dar con ellas probando diferentes estrategias o cumpliendo con ciertos requisitos, aumentando así un nivel de desafío, por lo general, no muy elevado. También podremos encontrar calaveras ocultas repartidas por los diferentes escenarios. En su lanzamiento Bad Piggies ya ofrece casi cien niveles –con muchos más por llegar, tal como ocurre en anteriores títulos de Rovio–, treinta de los cuales requerirán que consigamos un número determinado de estrellas para desbloquearlos, resultando mucho más complejos que el resto. Según el momento, quizás sea más beneficioso un vehículo ligero y aerodinámico, o por el contrario, una especie de buggy más pesado pero resistente; nosotros decidimos cómo encarar cada nivel y el nivel de profundidad que queremos alcanzar.

Bad Piggies (IPH) Captura de pantalla
Algunos objetos nos permitirán interactuar en tiempo real mientras superamos el nivel; en este caso, los paraguas actuarán como disparatados paracaídas.

En ocasiones se nos retará a completar un nivel en un tiempo determinado o a no usar las piezas más evidentes de nuestro inventario; estos pequeños retos favorecerán la rejugabilidad para así hacernos con la mayor cantidad de estrellas posibles, probando diferentes soluciones para conseguir un mismo objetivo. Lamentablemente –y a diferencia de Amazing Alex–, el título no cuenta con ninguna característica social que permita compartir nuestros diseños e ideas, más allá de los logros de Game Center; Bad Piggies demuestra una vez más que no es tan complejo como otras propuestas, quedando como una divertida experiencia para un jugador, pero que podría explotarse mucho más con ciertos añadidos de comunidad. Por otro lado, en los niveles llamados sandbox debemos hacernos con el mayor número de estrellas posibles en recorridos verdaderamente largos sobre artilugios mucho más complejos; es aquí donde podríamos sacar más provecho de un hipotético editor de niveles del que la comunidad saldría muy beneficiada.

Bad Piggies mantiene el diseño artístico made in Rovio y que tan bien han sabido explotar con sus diferentes franquicias; el mismo estilo cartoon de Angry Birds, el mismo tipo de música alegre y desenfadada y unos efectos de sonido graciosos y amenos. Nada nuevo en este sentido. El interfaz es rápido e intuitivo y en pocos minutos estaremos construyendo los artilugios más estrambóticos; arrastrar las piezas a las casillas deseadas, así como realizar los cambios que creamos convenientes será tarea sencilla. Asimismo, contamos con la ayuda de un libro donde se nos explicará todos los detalles del juego mediante dibujos de lo más ocurrentes. El juego llega con los –mínimos– textos en castellano a un precio de 0,79 euros para iPhone y iPod touch, a 2,39 euros en su versión HD para iPad y totalmente gratis para Android, aunque con molestos anuncios en esta última versión; también podemos recurrir a micro-pagos por si somos perezosos con nuestros diseños, algo que tiene poco sentido si tenemos en cuenta el verdadero objetivo del juego.

Bad Piggies (IPH) Captura de pantalla
Los cohetes nos permitirán alcanzar zonas inaccesibles gracias a su potencia. El apartado gráfico de Bad Piggies mantiene el estilo afable de Angry Birds.

Conclusión: 

Lo nuevo de Rovio llega a la AppStore y Google Play como un más que interesante rompecabezas basado en físicas de objetos, manteniendo el estilo de los exitosos Angry Birds pero dando un giro a sus mecánicas. Resulta divertido, adictivo y supondrá todo un desafío a nuestro ingenio y creatividad. Además, el afable diseño artístico de la serie del que proviene demuestra una vez más que sigue tan vigente como el primer día; soltaremos más de una carcajada mientras vemos como los cerditos salen disparados de los artilugios más estrafalarios que nosotros mismos hemos creado. El mayor problema de Bad Piggies es que no profundiza tanto en su propuesta como otros títulos similares; a día de hoy, con un enorme catálogo de títulos tipo puzle en nuestras plataformas de descarga digital y algunos títulos de gran calidad –dentro y fuera de la propia compañía–, quizás ha llegado el momento de que Rovio busque nuevos conceptos para sus futuros juegos. A pesar de todo, si nos gustan los rompecabezas y somos seguidores de todo lo que salga de las oficinas de Rovio, Bad Piggies es nuestro juego.

Lo MejorLo Peor
Divertido, adictivo y, en algunos momentos, desafiante
...Aunque no profundiza lo suficiente en su propuesta
Diseño artístico entrañable
Puede resultar frustrante
Concepto mínimamente diferenciado a Angry Birds...
Micro-pagos totalmente innecesarios

Puntuación

Bueno
Cumple las expectativas de lo que debe ser un buen juego dentro de su género. Su calidad general es buena aunque le falten detalles que nos gustaría ver incluidos. Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

Bad Piggies es un notable rompecabezas basado en físicas de objetos, aunque no profundiza lo suficiente en su propuesta de juego; resulta divertido y adictivo, al más puro estilo Rovio.

Gráficos

Sigue fiel al diseño artístico de la franquicia que toma como referencia, con gráficos tipo cartoon y personajes divertidos y afables.

Sonido

Las melodías y los efectos de sonido siguen al pie de la letra el estilo típico de Rovio, aunque pueden resultar algo cargantes con el paso del tiempo.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
Santa Venganza
Jue, 25/10/2012 - 19:57
Malo, malo, malo... eso de tirarse horas y horas como el angry birds, se acabó. Aquí empiezas los primeros niveles y, tras sorprender gratamente al hacerte gracia que el enemigo ahora vaya a por su comida, no tarda en hacerse todo repetitivo a más no poder y extremadamente retorcido cuando no has avanzado demasiado si quieres acabar completando todos los objetivos. Una pura decepción nada recomendable. Para echar un rato está bien, pero hay otros mil veces mejores.

NOTA: 5
7,3
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
Rovio
Género: 
Puzle
Lanzamiento: 
27/09/2012
Texto: 
Español
Plataforma: 
AND
También en:
IPD IPH OSX PC
+3

Add to my games

publicidad

Vídeos (2)
Ver todo >

26/09/2012
Visto 438 veces
20/09/2012
Visto 209 veces

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad